El 28 de diciembre de 1895, los hermanos Lumiére realizaron la primera proyección cinematográfica de la historia en un café de París. Ese día se considera oficialmente como el día del nacimiento del cine…


…aproximadamente 100 años más tarde, una adolescente devoraba películas con nocturnidad y alevosía en el salón de su casa.

El cine siempre ha sido una de mis grandes pasiones, y por ello he decidido dedicarle un blog entero, en el que poder escribir largo y tendido y dar rienda suelta a mi afición cinéfaga (me considero más cinéfaga que cinéfila), y aquí mismo empieza su andadura. Esperemos que dure…

Por muy tópico que suene, “Luces, cámara… ¡Acción!”

Anuncios