Desde pequeñita me inculcaron el gusto por el buen cine. En una época en la que aún ponían buenas películas de todas las épocas en televisión, mis padres tenían la sana costumbre de grabar en vídeo todas las que pudiesen, llegando a acumular una filmoteca bastante envidiable. Por supuesto muchas de esas películas luego las veíamos en casa.

Pero con el tiempo mi curiosidad fue creciendo y quería ver más y más. Además, a mi me gustaba ver las películas sola y tranquila, y en mi casa, en la que siempre estaba entrando y saliendo gente de visita, o sonando el teléfono, aquello era muy difícil, por lo que me acostumbré, ya en mi adolescencia, a quedarme despierta hasta las tantas viendo esas películas antiguas que ponían en la tele a partir de la medianoche, cuando todos se habían acostado; pero no siempre echaban algo interesante, así que entonces pensé en la filmoteca que mis padres habían acumulado a lo largo de los años.

Así que tomé una decisión: cada noche que no tuviese que madrugar, cuando todos se hubiesen acostado, me vería una de esas películas. Seguiría el orden en el que estaban dispuestas en la estantería, aunque no las conociera y no supiera lo que iba a ver; me llevé más de una grata sorpresa de esa manera. Otras ya las conocía y simplemente las disfrutaba.

Fue en aquella época cuando descubrí y me aficioné por completo al séptimo arte. Leí, investigué, pero sobre todo vi mucho cine, aprendí a disfrutarlo, y sobre todo, a no tener prejuicios, a darle una oportunidad a cualquier película sin importar su nacionalidad, año, presupuesto, etc. Para saber si algo te gusta o no has de verlo primero.

Desde entonces nunca he dejado de ver películas, y aún así, me queda tanto por ver, tanto por investigar, tantos actores, directores, guionistas, tantas historias y anécdotas que conocer…

Con este blog no pretendo hacer crítica de cine. No me gustan las críticas, ni me gusta decirle a nadie lo que es bueno o malo, lo que debe o no debe ver, ya que mis gustos y opiniones bien pueden diferir de los demás, y viceversa, y no por ello ambas opiniones dejan de ser válidas. Me gusta el cine y me gusta hablar de ello; comentar (que no criticar) aquellas películas que me gustan o me dicen algo, hablar de directores, actores y profesionales del cine en general, contar anécdotas o curiosidades relacionadas con el cine, etc. En definitiva, nada nuevo bajo el sol, pero siempre aportando mi toque personal. Y por supuesto advierto desde ya que todo lo que escriba aquí será totalmente subjetivo, porque cuando algo te gusta o te apasiona, no puedes ser objetivo por mucho que lo intentes. Tampoco lo pretendo. Para eso ya están las críticas de cine.

Blogs sobre cine ya hay muchos, y este simplemente es uno más. Y todo aquél que quiera leerme será bienvenido.

Anuncios